Reset Password

header_image
Your search results

Siete días en Cádiz con niños y mil historias que contar

Published on septiembre 11, 2017 by admin

No íbamos a ir de vacaciones. No teníamos ganas de preparar todo lo que supone salir con niños: hacer maletas, preparar coche, buscar hotel que te ofrezca todo lo que necesitas cuando vas en familia. Lo piensas y es como montarse en una montaña rusa sin frenos. Pero el sábado por la noche decidimos finalmente ir de vacaciones. ¿Buscamos un destino fresco, familiar, bonito? ¡Y elegimos Cádiz! El domingo ya estábamos en el coche con todo preparado. No fue difícil. Reservamos a través de Internet un apartamento cerca de la playa, que contaba con todo lo necesario, lo que nos permitió viajar más cómodos.

Un viaje de cuatro horas. Salimos de Córdoba a las 9.00 y a la una y media estábamos comiendo en la terraza del apartamento. Cuatro horas de viaje de Córdoba a Cádiz es lo normal cuando vas con niños que necesitan que pares cada hora para ir al baño, mirar los animales que vemos por el camino o simplemente parar para que le prestes atención.

MORET_023

Y lo pasamos genial. Hay veces en las que las decisiones poco programadas triunfan y éste es el caso. Hemos pasado siete días estupendos en la playa. Sí, ‘La Tacita de Plata’ tiene mil y una cosas para ver y disfrutar, pero teniendo en cuenta que venimos de Córdoba, los siete días en la playa eran necesarios y muy sanos. Todas las tardes las hemos pasado en las playas de Cádiz y las mañanas las hemos aprovechado para visitar los rincones de la ciudad. Los peques lo han pasado genial. Han disfrutado de la ruta de la tapa infantil, con muchísimas cositas ricas y sanas; han perseguido gaviotas; han ido al cine; han corrido por los parques; han visto títeres en la calle; teatro infantil; juegos populares…

Museo de Cádiz

El primer día empezamos fuerte para cansar a los peques y nos atrevimos con el Museo de Cádiz, donde alucinaron con los sarcófagos fenicios y los hallazgos de la época romana. Ya estuvieron todo el día entretenidos imaginando mil y una historias.

Gadir

Al día siguiente, ya que seguían con la emoción del día anterior, visitamos Gadir. ¡Increíble! Pudimos literalmente pisar la antigüedad e historia de Cádiz a través de unos suelos de cristal.

Torre Tavira

Ya el tercer día tuvimos que bajar un poco el nivel de la emoción porque los peques hablaban ya de quedarse a vivir en Cádiz. Nos decantamos por la Torre Tavira, así se cansaban un poco con la subida de escalones. ¡Precioso! Cádiz a tus pies a través de un sistema de lentes que te permite ver en directo cada rinconcito de la ciudad.

Castillo de San Sebastián
El cuarto día nos apetecía aire libre y visitamos El Castillo de San Sebastián, una fortaleza de Cádiz ubicada en uno de los extremos de La Caleta sobre un pequeño islote. Los niños seguían mezclando historias de la antigüedad con lo que veían a sus pies. ¡Muchas emociones para ellos, y para nosotros también!

El Puerto de Santa María

El quinto día salimos de Cádiz. Fue muy fácil. Tomamos el Catamarán y en quince minutos estábamos en el centro de El Puerto de Santa María. ¡Precioso! Una ciudad con mucho encanto. Visitamos el Castillo de San Marcos. Nos queda pendiente una visita más a fondo a esta localidad.

????????????????????????????????????

De paseo

El sexto día simplemente anduvimos por Cádiz, por sus callejuelas. El Pópulo, La Viña, La calle Ancha, la plaza de San Antonio…

Unas mañanas muy ajetreadas que compensábamos con tardes en la playa. Después volvíamos a casa, bueno al apartamento que alquilamos a través de www.cadiz4rentals.com y los niños casi se quedaban dormidos al momento. Duchita, cenita y a la cama. ¡Súper cansados! Nosotros hemos aprovechado esta tranquilidad para cenar plácidamente en la terraza. ¡Vaya vistas! ¡Increíble! El fresco, la tranquilidad, las tumbonas. ¡No lo cambio por nada!

TORRE-MIRADOR_004

 

Y el séptimo día ya nos preparamos para irnos, aunque no sin antes darnos un bañito en la playa para irnos frescos a Córdoba.

Todo ha sido genial. Nos ha sabido a poco, sobre todo a los niños que quieren volver “ya”. Habrá que esperar a coger una semanita más de vacaciones aunque estamos pensando escaparnos un fin de semana ¿por qué no? A veces lo poco planificado es lo que mejor te sale.

Category: Turismo